Sugerencias prácticas para disminuir el consumo de sal

  • Disminuir el consumo de alimentos procesados. Preferir alimentos frescos o con el menor procesamiento posible, que por lo general tienen menos sal.
  • Reducir el consumo de alimentos listos para comer como sopas deshidratadas, sopas instantáneas y/o enlatados.
  • Cuando se consuman alimentos enlatados elegir los etiquetados como bajos en sodio, reducidos en sodio o sin sal añadida.
  • Retirar el salero en la mesa.
  • Comer alimentos preparados en casa permite controlar la cantidad de sal, azúcar, grasa y otros condimentos añadidos
  • Probar los alimentos antes de agregar sal
  • Procurar reducir la sal añadida de forma gradual
  • Utilizar hierbas y especias como pimienta, mostaza o ajo para dar sazón a los alimentos
  • Probar el uso de sustitutos de sal, como la sal de potasio o sal light
  • Revisar las etiquetas: preferir alimentos con menos de 300 mg de sodio por porción
  • Comparar las etiquetas de los productos, dentro del mismo tipo de productos; existen diferencias en el contenido de sodio.
  • No agregar chile piquín, salsa inglesa, salsa valentina, catsup, salsa de soya y otros tipos de salsas a los alimentos y en especial a las verduras y frutas.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Todo plan de reducción de peso deberá ser evaluado y aprobado por un profesional de la salud, consulte a su médico. La información de esta sección es con fines orientativos.