Todo lo que debes saber sobre la gastritis

La gastritis se refiere al conjunto de enfermedades asociadas a la inflamación del revestimiento del estómago. La causa más común de esta inflamación está asociada a la misma bacteria que provoca la mayoría de las úlceras estomacales.

Existen dos tipos de gastritis:
Aguda – Se presenta de forma súbita y puede durar poco tiempo.
Crónica – Se desarrolla de forma lenta y puede durar meses o incluso años.

Aunque la gastritis no es grave y generalmente hay una respuesta rápida al tratamiento elegido, en algunos casos este padecimiento representa un alto riesgo de desarrollar cáncer de estómago.
A pesar de que en la gastritis no siempre hay síntomas, las señales más comunes que puedes identificar son:

  • Dolor estomacal o ardor (indigestión) por encima del abdomen que puede mejorar o empeorar al comer.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sensación de saciedad por encima del abdomen luego de comer.

Causas y factores de riesgo

La gastritis, al ser una inflamación de la mucosa gástrica, se manifiesta cuando la debilidad en la barrera mucosa, que protege la pared estomacal, permite que los jugos gástricos lo dañen e inflamen.

A pesar de que no hay una sola causa de la gastritis, sí podemos encontrar factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar este padecimiento, entre las que se encuentran:

  • Infección bacteriana. Algunas personas con Helicobacter pylori pueden desarrollar gastritis y otros trastornos digestivos. La vulnerabilidad a la bacteria depende de elementos hereditarios, estilo de vida y alimentación.
  • Analgésicos. El uso frecuente de medicamentos como aspirina, ibuprofeno y naproxeno pueden favorecer la gastritis aguda y crónica.
  • Edad. Las personas mayores presentan más probabilidad de padecer gastritis, ya que con la edad el revestimiento del estómago tiende a adelgazar, además de que los trastornos autoinmunitarios son más frecuentes.
  • Consumo de alcohol. Causa irritación en el revestimiento estomacal, haciéndolo más vulnerable a los jugos gástricos.
  • Estrés. Puede provocar gastritis aguda, como resultado de un estrés intenso luego de una lesión, cirugía, quemadura o infección grave.
  • Otras enfermedades. La gastritis también está asociada a padecimientos como VIH, enfermedad de Crohn o infecciones por parásitos.

Diagnóstico y tratamiento

Luego de la revisión de historia clínica y exámenes de rutina o básicos, el médico puede indicar análisis más específicos para así determinar, tanto las causas exactas de la gastritis como la mejor opción de tratamiento.

  • Pruebas para H. pylori. La detección de la bacteria se puede identificar a través de un análisis sanguíneo, de heces o con una prueba de aliento con carbono radioactivo. El tipo de prueba la determina el especialista, basándose en las características de cada caso.
  • Endoscopia. Con ayuda del endoscopio, se buscan señales de inflamación y en caso de observar áreas sospechosas, se toma una muestra o biopsia para análisis en laboratorio.
  • Radiografía contrastada. Tras la ingesta de bario como medio de contraste, se crea una imagen del esófago, estómago e intestino delgado para detectar anomalías.

¿Cuáles son los medicamentos para la gastritis?

Al igual que los métodos para diagnosticar este trastorno, el tratamiento de la gastritis se individualiza según las características y necesidades de cada persona. Por ejemplo, en los casos de gastritis aguda por medicamentos o consumo de alcohol, se pueden aliviar los síntomas de manera significativa al detener su ingesta.

La gastritis puede ser tratada, dependiendo del tipo que lo causa, con diferentes tipos de medicamentos, como pueden ser:

  • Medicamentos que eliminan el H. pylori: son tratamientos generalmente antibióticos combinados, los cuales pueden llevar de 7 a 14 días.
  • Medicamentos contra el ácido gástrico: incluye a los fármacos inhibidores, que bloquean a las células encargadas de producir ácido y también a los medicamentos antihistamínicos, que actúan reduciendo la producción de ácido. Estos últimos, además alivian el dolor gástrico y ayudan a la recuperación.
  • Antiácidos neutralizantes: brindan un rápido alivio del dolor y pueden ser indicados por tu médico, en conjunto con otros medicamentos.

Por otra parte, se recomienda hacer algunas modificaciones en el estilo de vida para dar alivio a los síntomas de la gastritis. Una de ellas es comer porciones pequeñas de forma frecuente para ayudar a aliviar los efectos del reflujo gastroesofágico en el tracto digestivo. Otra consideración sería cambiar de analgésicos por alternativas menos agresivas, no dudes en preguntar a tu médico por otras opciones.

Por último y no menos importante, está el hecho de eliminar o evitar tanto los alimentos irritantes (picantes, ácidos y grasas) como las bebidas alcohólicas.

Aunque la creencia popular refiere distintos remedios caseros para eliminar la gastritis, lo mejor siempre será consultar con tu especialista o gastroenterólogo si recomienda el uso de dichos remedios o si por el contrario, pudieran interferir con la misma prescripción médica.

REFERENCIAS:
Gastritis. Clínica Mayo [Internet] USA; [Actualizado Ene 14 2021; Citado 22 Feb 2022]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/gastritis/symptoms-causes/syc-20355807
Gastritis. MedlinePlus en español [Internet]. USA; [Actualizado Jul 29 2021; Citado 22 Feb 2022]. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001150.htm